miércoles, 15 de octubre de 2008

UNA SONRISA


Abrí ligeramente los ojos, no se cuanto tiempo había estado dormida, pero era ya de noche, la vela de la mesilla me lo anunciaba, su tenue luz solo podía reflejar lo que mas cerca de mi se encontraba, todo quedaba en penumbras, todo , menos la cama, y en ella , el estaba allí, sentado en una silla a mi lado , con la cabeza apoyada en la cama, parecía que estaba dormido...
Tosí lo suficiente para que esputara sangre otra vez, estaba ya muy cansada, el seguía allí durmiendo, a mi vera, como siempre desde que enferme, y sabia que estaría allí hasta el final. Cayó de mi rostro una lágrima furtiva, y sin quererlo le acaricie la cabeza, su pelo largo y rojizo , recogido al final con una especie de coleta, siempre me había fascinado.
Solo a mi tacto reacciono, levanto su rostro y me miro , sonriente, como siempre, parecía que nada enturbiara esa cara.
Oí un suave, " hola vida" y un beso en mi frágil mano. Siempre sonriente, quien podía negarse a esa sonrisa, nadie y menos yo, cuanto le amaba, y que pronto me iría, aunque la vejez estuviera en mi rostro, para mi, el tiempo a su lado, había sido corto, demasiado corto. El me miro a los ojos y vi tristeza reflejados en ellos, pero eso el no me lo diría nunca.
Sabia que el final se acercaba, demasiado rápido, para los dos, así que se agacho un poco y me cogió en volandas. Le acaricie el rostro, " A donde me llevas , no me levantes". Pero el solo se limito a sonreír. Abrió la puerta de nuestra casa y salio a la calle principal, esas antorchas en las paredes iluminaban un lúgubre recorrido, calle abajo, empezó a andar y la poca gente que seguía a esas horas por la calle se apartaba a nuestro paso, nuestra casa estaba marcada con una cruz, como tantas otras cerradas. Siguió andando hasta el final de la calle, paso por la catedral, sin parar siquiera a santiguar se como hacia siempre, y después de la plaza, se dirigió directo hasta el mar, y allí cerca de las olas, aun en el refugio de la arena , se sentó, despacio y me acurruco en su regazo, mirando al inmenso mar, me tapo con nuestra manta de la alcoba y mientras miraba las olas morir en la orilla y me acariciaba el pelo, me susurro: "Sabes, vayas donde vayas iré a buscarte, no te preocupes ahora por eso, vida, nunca es demasiado". Así me dormí, relajada y sonriente, y pensando quizá cuanto tardaría en volver a encontrarme.

12 comentarios:

Jerusalem dijo...

¡Desde luego vaya susto chiquillo, creí que no ibas a escribir más!

Me alegra verte y me gusta tu blog...por supuesto ya lo he enlazado con el mio.

Besotes guapo

HumP dijo...

Hola cordobesa, celebro que te guste este tambien.

Un beso
Hump

MATANUSKA dijo...

me ha encantado la verdad es que eres de un tierno como un oso de peluche

besosss cabronifero

mira que te aprecio jolin!!!!!!

HumP dijo...

Jajajajaja, anda lucy, no sabia que los ositos de peluche desgarraran, jajajajajaj.

Me gusto tu jolin, porque te salio del corazon, y sabes que yo tambien te aprecio un huevo.

Un beso cielo
Hump

DianNa_ dijo...

Que emotivo estás, uyssss, me das hasta miedo... :)

Magnífico este relato, Albinito de mis entretelas.

Esta mañana creí que había comentado, no sé que habré hecho con el coment, creo que me despisté hablando con una que yo sé por el telf jajaajaj

Besossssssssssssssss GORDOS :)

HumP dijo...

DIANNa:

entonces ya sabes, aunque seas mujer, si hablas por tlf. no deges coments que no te salen.

Un beso vampira
Hump

Oteaba Auer dijo...

Nada más entrar escucho el "o Fortuna"...me emociona ese fragmento de Carmina Burana..pero leer tu relato ha sido de lo más gratificante. Me encanta el lugar elegido para terminarlo....siempre le mar...
Saludos

GINEBRA dijo...

Muy bonito Humphrey, además con esa música de fondo... es para el alma como dices en la etiqueta... muy triste también. Me gusta tu nuevo blog, mucho. Un beso y buen finde.

DianNa_ dijo...

La dona es movileeeeeeeee, cual piuma al ventooooooo!!

Besos TQM, Albinito perdido en los mares de la locura :)

HumP dijo...

Oteaba Auer:
Jajajaja
gracias, se lo de Carmina Burana, ya me lo digiste en el otro blog.
Un placer verte por aqui

Un beso
Hump

HumP dijo...

Ginebra:
Hola Wendy, Que quieres que te diga cielo?, pasa siempre que quieras, ya lo sabes.

Un beso cariño
Hump

Σ=o) Pau dijo...

Cada cuento que escribes, lleva impresa la ternura que tu alma destila, y aún en el ocaso de un amor la eternidad no tiene límites contigo.
Sabes vayas donde vayas iré a buscarte no importa cuánto tarde pero es un divino placer cada vez encontrarte mi HumPrrr

Un besote ronroneado ;)